Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucía

Red de grupos antimilitaristas, noviolentos, ecologistas y feministas. La guerra es un crimen contra la humanidad. Por ello me comprometo a no apoyar ningún tipo de guerra, y a luchar por la eliminación de todas sus causas.

“La religión no ha tenido un papel relevante en las revueltas de África”

Este licenciado en Filología Románica que estuvo ocho meses preso durante el franquismo hace un análisis en el Ateneo de Jerez de los movimientos sociales que ya han acabado con varias dictaduras.

Info Diario de Jerez Pilar Nieto / Jerez |

-¿Cuáles son las principales conclusiones que saca al contemplar las revueltas sociales que se están produciendo en África y el Oriente Medio?

-La primera es que estas revueltas son ejemplo de cómo los pueblos, con mucho sufrimiento pero sin una revolución violenta y armada han sido capaces de derribar a dos dictaduras como Ben Ali y Mubarak a pesar del fuerte aparato represivo que las protegía. Además, rompen el mito de los países musulmanes como incapaces de vivir en un sistema democrático y de estar dominados por el fanatismo religioso. En Túnez y Egipto la gente ha salido a la calle por cosas tan universales como democracia, justicia, trabajo, acabar con la corrupción, sin que la religión tuviera ningún papel relevante. Hechos como los ocurridos en la plaza de La Liberación de El Cairo, donde cristianos y musulmanes, marxistas e islamistas, jóvenes y viejos, mujeres y hombres, convivieron durante muchos días y se protegieron mutuamente es un ejemplo que permite tener esperanzas.

-Pero en Egipto también ha habido matanzas de coptos (cristianos).

-Eso ha sido después. Es que una cosa es echar a un dictador y otra convivir y construir una democracia. Para resolver eso se necesita más tiempo.

-¿Cómo ve la posición de España ante estos conflictos?

-Vergonzosa. Siempre se colaboró con las dictaduras de la zona, nunca se tomó ni se toma ninguna medida contra ellas, se les ha vendido y se sigue vendiendo armas y material antidisturbios. Después, hipócritamente, se manifiesta apoyo a los procesos democráticos pero siempre lo que priva son los intereses económicos. Lo cierto es que si en esos países se instauran auténticas democracias, los intereses europeos se verán amenazados y por ejemplo, si hubiera democracia en Marruecos, el acuerdo pesquero peligraría.

– ¿Cuáles son las principales diferencias entre las revueltas de los distintos países y cuáles son los puntos que tienen en común?

-En Túnez es donde el proceso democrático ha ido más lejos y el día 23 de octubre tienen elecciones que se están celebrando en clima de libertad, aunque siempre condicionadas por el control de los medios de comunicación y económicos. En Egipto, el proceso está mucho más mediatizado porque es el ejército el que controla el poder y sus resortes. En Libia, el proceso ha sido totalmente mediatizado por la guerra, por la intervención militar extranjera. En común tienen que responden a las mismas aspiraciones: democracia, justicia, dignidad, trabajo…

-Se está presentando estas revueltas como origen o vinculación con los movimientos del 15-M ¿Está de acuerdo? ¿Qué similitudes y diferencias encuentra entre estos dos tipos de movimientos?

-La vinculación existente está en el fondo de los planteamientos: La gente está indignada con su situación y ha saltado allí y aquí. La ocupación de las plazas ha sido también una coincidencia de forma de hacer las cosas, utilizando esos espacios públicos como lugar de convivencia, de debate, donde se ha comido, se ha dormido con un espíritu de solidaridad impresionante. También el uso de las redes sociales es una similitud entre ambos. Las diferencias están en la situación de cada país y sobre todo que allí eran dictaduras muy sanguinarias y se ha sufrido pérdida de vidas humanas por la represión policial. Eran dictaduras muy brutales y ha habido muchas muertes en revueltas pacíficas. Y también la situación económica y social era un hervidero que ha estallado, y era y es mucho más dramática que la nuestra.

-Usted, que sufrió numerosas detenciones y ocho meses de prisión durante la dictadura franquista, ¿qué piensa cuando se hacen actualmente acusaciones de violencia policial?

-La policía es un aparato represivo del Estado, pero obedece ordenes. La responsabilidad de la violencia policial, cuando se produce, es de los responsables políticos, que son los que mandan. En general, salvo excepciones, si la policía recibe órdenes de que hay que tratar a los ciudadanos con respeto, con educación y utilizar la violencia solamente en último extremo y con mucha prudencia, su actuación sería diferente. Por ejemplo, si la policía se niega a dar su número de placa, como marca la ley, es porque reciben instrucciones superiores para no hacerlo, saben que están cubiertos por arriba. Saben que si se pasan en su actuación, se les va a tapar.

-¿Cómo se vincula con la red ‘Dos orillas’ y distintas ONGs relacionadas con los países del Norte de África?

-La red ‘Dos orillas’, significó el establecimiento de unas relaciones entre asociaciones de las dos orillas desde el conocimiento directo y mutuo, la igualdad y desde la base, al margen de las instituciones de un lado y de otro. Esa relación, sobre todo entre Andalucía y Marruecos, especialmente el Norte, se ha fragmentado pero ha continuado en trabajos comunes entre asociaciones de derechos humanos, de mujeres, de emigración, de cooperación y desarrollo, de defensa del medio ambiente, sindical, que es en la que preferentemente me muevo.

– ¿Cómo ve las posturas de España y Marruecos con respecto al Sáhara?

-El estado marroquí mantiene una postura totalmente cerrada sobre el tema (Sáhara marroquí) que provoca la continuidad del conflicto y un gasto económico muy determinante para la economía marroquí. Los últimos enfrentamientos en Dakla entre saharauis y colonos marroquíes establecidos en la ciudad desde hace años, que ha provocado ocho muertos, hace que el odio y el enfrentamiento entre pueblos hermanos se acreciente y España está colaborando con Marruecos en esta política ciega y sin salida. El cumplimiento de la legalidad internacional con la celebración del referéndum de autodeterminación es la única salida democrática al conflicto.

– ¿Cree en la alianza de civilizaciones?

-Creo en que los pueblos del mundo, con toda su diversidad pueden convivir, con igualdad y justicia en sus relaciones. No creo en un proyecto publicitario, lleno de palabrería hueca y vacío de hechos cuando en realidad la política exterior española está sometida a la de EEUU y a la de la Unión europea, especialmente a Francia que es quien tiene más intereses en la zona.

– ¿Qué les diría a quienes temen al islam?

-El islam es una religión como lo es la católica, que hay respetar porque son las creencias de muchas personas. A lo que hay que temer es a la utilización política de la religión, algo de lo que en España también sabemos bastante. No olvidemos lo que fue la Cruzada en la guerra civil española. Es la utilización del islam por parte del poder y de grupos fanáticos a lo que hay que temer, no al islam, de la misma manera que hay que temer al fanatismo cristiano, por ejemplo de un Bush, no al cristianismo.

Anuncios

Comments are closed.