Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucía

Red de grupos antimilitaristas, noviolentos, ecologistas y feministas. La guerra es un crimen contra la humanidad. Por ello me comprometo a no apoyar ningún tipo de guerra, y a luchar por la eliminación de todas sus causas.

Archivos en la Categoría: Antimilitarismo y Pacifismo

Tres asociaciones de Cádiz se unen para rechazar públicamente el gasto militar

EWDsfCrWoAcjtOWPortaldecadiz.com. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, junto con Ecologistas en Acción y USTEA Cádiz han participado en la campaña global contra el gasto militar GDAMS 2020.

Estos colectivos se han unido a esta iniciativa que cada año, a nivel mundial, denuncia lo absurdo que es destinar ingentes sumas de dinero a gastos militares mientras las necesidades básicas de millones de personas se quedan sin cubrir.

La Declaración del GDAMS 2020 denuncia que la crisis pandémica de COVID-19 ha mostrado al mundo dónde deberían estar las prioridades de la humanidad. Este gran ataque a la seguridad de las personas en todo el mundo avergüenza y desacredita los gastos militares mundiales y los muestra como un desperdicio escandaloso y una pérdida de oportunidades. Lo que el mundo necesita ahora es centrar todos los medios en amenazas de seguridad vitales: condiciones de vida saludables para todos, lo que necesariamente implica sociedades más justas, verdes y pacíficas.

Los Días Globales de Acción sobre Gasto Militar (GDAMS) 2020 llaman la atención sobre los vastos costos de oportunidad de los niveles actuales de gasto militar, 1’82 billones de dólares al año, casi $ 5 mil millones por día, $ 239 por persona. Cuando una minoría de la población mundial decide financiar los preparativos de guerra, todos perdemos la oportunidad de financiar políticas que aborden nuestras amenazas de seguridad reales.

Los ejércitos no pueden  detener esta pandemia

Tal crisis solo puede abordarse apoyando la atención médica y otras actividades de soporte vital, no con equipos militares y personal preparado para la guerra. El hecho de que se desplieguen activos militares durante esta crisis puede ser profundamente engañoso: no justifica sus presupuestos inflados ni significa que estén resolviendo esta crisis. Al contrario: necesitamos menos soldados, aviones, tanques y portaaviones y más médicos, ambulancias y hospitales. Durante décadas nos hemos equivocado acerca de nuestras prioridades, es hora de reconsiderar cómo el gasto militar ha tomado una gran cantidad de recursos públicos para proporcionar una noción falsa de seguridad que no tiene nada que ver con las necesidades y los derechos de las personas a la atención médica, la educación, y vivienda, entre otros servicios sociales esenciales.

 Es hora de trasladar el presupuesto militar a las necesidades humanas

Las reducciones importantes en el gasto militar liberarían recursos no solo para proporcionar atención médica universal, sino también para hacer frente a emergencias climáticas y humanitarias, que también cobran miles de vidas cada año, especialmente en países del mundo Sur, que sufre las peores consecuencias de un modelo económico que se les ha impuesto. Los encargados de tomar decisiones han dado preferencia durante décadas al gasto militar. Esta crisis de salud tan grave debe enseñarnos algo.  Los servicios públicos de protección civil necesitan fondos suficientes para funcionar adecuadamente. También tenemos que asegurarnos de que esta crisis no sea pagada por los más vulnerables, como ha sucedido muchas veces antes. La reasignación de los presupuestos de defensa ayudaría a financiar una transición muy necesaria hacia sociedades y economías más pacíficas, justas y sostenibles.

Durante la campaña  GDAMS 2020 (del 10 de abril al 9 de mayo) se han llevado a cabo  acciones en todo el mundo para exigir reducciones importantes del gasto militar con el fin de financiar medidas urgentes para enfrentar la pandemia de COVID-19 y proporcionar seguridad humana para todos los seres humanos, con inversión en los servicios públicos y sociales como atención médica, educación, vivienda, residencias de personas mayores, etc. y no en militarización.

La forma en que entendemos y contamos la historia de esta crisis como sociedad definirá las medidas que se tomarán después.

Desde APDHA, Ecologistas en Acción y USTEA coincidimos con los objetivos de esta campaña global que debe contribuir a mejorar la falta de inversiones para asegurar los Derechos Humanos básicos, un Medio Ambiente y un Clima sostenibles y una Educación comprometida con valores como la Paz, la Justicia y la Solidaridad.

Tiempo de cambiar de prioridades. Objeción Fiscal al Gasto Militar.

¿Recordáis el cántico pacifista “Gastos militares para Escuelas y Hospitales”?

Este año, en el mes de enero, recibimos el último avión de combate Eurofigther Typhoon de un lote de 73 (Infodefensa), con un gasto del Ministerio de Defensa de más de 9.200 millones de euros (más otros de 906 millones recién aprobados para modernizaciones). Y se hablaba de la compra de otros 40 aviones por un importe no inferior a 4.000 millones de euros.

Un hospital de una gran ciudad cuesta unos 500 millones aprox. Sevilla tiene 3 hospitales que dan servicio a 1,9 millones de personas, hagamos cuentas para ver como nos hubiéramos enfrentado a esta pandemia del Coronavirus con estos recursos económicos. Y cómo habría sido en los Hospitales de todo el territorio español.

Y esto es un dato de una parte pequeña del gasto militar que en el año 2019 ascendió a 23.577,96 millones de euros.

Ante esta situación más que nunca te proponemos la campaña de Objeción Fiscal al Gasto Militar [+Info], también en la web del Grupo Antimilitarista Tortuga.

30 de marzo. Día de la Tierra de Palestina

Mujeres de Negro de Sevilla. Informa: PALESTINA TIERRA VIOLADA
Caminando hacia el Derecho al RETORNO
y la
Devolución de las tierras y el Agua.
Caminando hacia la descolonización de Palestina

DIA 30 de MARZO. Día de la TIERRA PALESTINA ‘Al-Yaum al-Ard’

Día de las marchas por el RETORNO Al-Awda de más de 5 millones de refugiad@s.

                             Leer más de esta entrada

Ejército y Coronavirus

Cuando en verano vemos grandes incendios forestales en nuestro país, enseguida los telediarios nos ofrecen imágenes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) con sus equipos tratando de extinguir esos incendios, a la vez que todo el país se pregunta por qué razón el gobierno no implementa equipos civiles bien formados, permanentes, bien coordinados y financiados, respaldados con los insumos necesarios, para realizar esa labor. ¿Cómo y por qué los medios de comunicación ofrecen con sus crónicas todo el protagonismo a la U.M.E.?, ¿no les preocupa que, año tras año, veamos, por ejemplo, cómo la gestión de las masas forestales carece del apoyo económico necesario que evitaría problemas?. Lo mismo ocurre cuando se producen inundaciones, terremotos o epidemias… Pareciera que la U.M.E. es usada por los gobiernos de turno y los medios de comunicación para esconder las insuficiencias económicas, fruto de la época de recortes salvajes de presupuestos que hemos padecido y seguimos padeciendo, en tantos ámbitos de los servicios públicos que han de prestarse desde la Administración. Por Cristobal Orellana.

Leer más de esta entrada

El coronavirus y la estrategia genocida del colonialismo sionista contra las poblaciones palestinas

PALESTINA TIERRA VIOLADA
                                                                                         
FUENTES sobre el tema https://www.europalestine.com/spip.php?article933
Jerusalén Este: la policía israelí aumenta el riesgo de infección para los palestinos.

Por Mujeres de Negro de Sevilla.

XXXII Marcha a Rota

No a la Guerra. No a las Bases.

– Día: Domingo, 7 de octubre de 2018.

– Hora: 12:00 h.

– Lugar: Salida desde el Parque Calderón. El Puerto de Santa María (Cádiz).

– Convoca: Plataforma Andaluza contra las Bases y la Guerra.

 

Tertulia: ¿Hablamos desde el Feminismo Antimilitarista?

Tertulia: ¿HABLAMOS DESDE EL FEMINISMO ANTIMILITARISTA?

Día: 24 de Mayo. Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme

– Hora: 19,30 h.

– Lugar: Casa La Insumisa. C/ Miguel Cid, 45. Sevilla.

– Organiza: Mujeres de Negro contra la Guerra de Sevilla.

Este 24 de Mayo queremos compartir con vosotras/os la memoria histórica de los movimientos de Mujeres por la Paz y adentrarnos en los principios del Feminismo Antimilitarista como preámbulo de los talleres participativos que pondremos en marcha el próximo otoño en La Insumisa. Además de a la tertulia, os invitamos a que difundáis los carteles que os enviamos en vuestro barrio, centro de trabajo, en las redes… porque sumando somos muchas y fuertes.

Como cada año, el 24 de Mayo celebramos el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el desarme. Estamos acostumbradas a ser visibilizadas como víctimas en los conflictos armados: prostituidas, desplazadas, violadas, esterilizadas, torturadas, desaparecidas, asesinadas…

Sin embargo, a lo largo de la Historia y en cada rincón del mundo, han surgido y surgen voces de mujeres disidentes a la guerra, tejedoras de Paz, que han puesto de manifiesto que la guerra es un fracaso de la Humanidad, de su incapacidad para resolver los conflictos de forma negociada, que la guerra es la máxima expresión de la violencia del patriarcado, de la imposición del poder a través del sometimiento, la inferiorización y la aniquilación del otro. La Historia ha ignorado nuestra disidencia y resistencia al militarismo, a los procesos de colonización, al expolio de la tierra… al mismo tiempo que el patriarcado nos ha instrumentalizado, por un lado, utilizando nuestros cuerpos como campos de batalla… por otro, convirtiéndonos en cómplices a través del miedo, del patriotismo, del etnocentrismo o de nuestra incorporación a los ejércitos.

Hoy ante la escalada bélica mundial en la que el Estado Español juega un papel crucial a través de las Bases Militares de la OTAN, el Escudo Antimisiles, el control de fronteras o la venta de armas a países que están masacrando a la población civil.

NOSOTRAS GRITAMOS ¡NO EN NUESTRO NOMBRE!

La militarización va calando en la ciudadanía a través del miedo, justificando y ejecutando leyes y políticas represivas, introduciendo en las escuelas programas de adoctrinamiento militar y patrio al más viejo estilo franquista, incrementando el presupuesto militar y policial y homogeneizando las indentidades colectivas. Por todo ello, para nosotras como feministas antimilitaristas.

LA PAZ SIGNIFICA DESMILITARIZAR LA ECONOMÍA, LOS TERRITORIOS Y LAS MENTES.

¡!FUERA LA GUERRA DE LA HISTORIA!!

TE ESPERAMOS.

Programa radiofónico. No me gustan los lunes. Especial No me gustan las guerras

El lunes 23 de Abril por la tarde tuvo lugar un programa de radio en Los Barrios con chavales sobre la guerra que coordina todos los lunes la fundacion Márgenes y Vínculos.

Entrevistaron esta vez a Rafael miembro de la RANA y del Colectivo Noviolencia ELAIA de El Puerto de Santa María (Cádiz).

Escuchar el postcast

Jornada de debate: ¿Nos vemos en Son de Paz?

Jornada de debate: “¿Nos vemos en Son de Paz?”

…negocios de la guerra, militarización de colegios y mentes, noviolencia.

“Gastos militares para escuelas y hospitales. OTAN NO, empleo y vivienda SÍ.”.

– Día: 28 de abril de 2018.

– Hora: 10:00 h a 14:00 h.

– Lugar: Centro de Interpretación Parque “Los Toruños”. El Puerto de Santa María (Cádiz).

– Organiza: Colectivos pacifistas andaluces.

 

Manifestación contra la guerra en Sevilla

Día y hora : Jueves 23 de Marzo de 2017 a las 20:00h
Lugar : Plaza Nueva (de Sevilla)
Organiza : Plataforma de Sevilla contra la guerra. Andalucía por la Paz.

Gastos militares para fines sociales. Por el derecho de asilo.

MANIFIESTO: Porque millones de personas están huyendo de sus hogares destruidos, por las decenas de miles ahogados en el Mediterráneo, por los muchos que se enfrentan a las “concertinas” de las vallas de Ceuta y Melilla, CONVOCAMOS a las calles contra la guerra.

Las políticas neoliberales de las últimas décadas, además de los graves estragos sociales y económicos ocasionados, han venido agravando y acelerando las dos amenazas más importantes para la supervivencia humana: las armas nucleares y el cambio climático. El gobierno de EEUU, tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, decretó la era de las implacables operaciones militares supuestamente para acabar con el “terrorismo” o con justificaciones “humanitarias”. Desde entonces, con el aval de la “comunidad internacional” como hoja de parra, las grandes potencias occidentales, aliadas con Israel y con los estados más arcaicos y dictatoriales de Oriente Medio (Arabia Saudí, Qatar, Turquía) no han dejado de incendiar naciones y de causar su desarticulación política, su destrucción económica y social y su neocolonización (Iraq, Somalia, Afganistán, Libia, Yemen, Siria).

Estas intervenciones imperialistas han significado el fin de las formas del Derecho Internacional y del principio de no injerencia en la soberanía nacional, recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y en la Carta de las Naciones Unidas (ONU). La decisión de Trump de aumentar el ya enorme presupuesto militar en 54.000 millones de dólares con el objetivo declarado de “ganar guerras de nuevo”, la exigencia a todos los países de la OTAN que incrementen los gastos militares y, también, el ascenso de la ultraderecha en Europa empeorarán el desorden, los desequilibrios económicos y sociales y el agresivo descontrol militar actuales.

A pesar de lo prometido cuando la Unión Soviética desapareció en 1991, la OTAN se expandió inmediatamente hacia Alemania del Este y en los años siguientes continuó hasta las mismas puertas de Rusia. La política militar de Estados Unidos y sus aliados condiciona a Rusia y China y a otras potencias a mantener los esfuerzos y gastos militares en una carrera armamentística demencial cada día más peligrosa. El mundo de hoy está sumergido en una crisis general que se expresa en forma de guerras de saqueo y crímenes contra la humanidad, el aumento de las desigualdades y la pobreza, el calentamiento global y exterminio de especies, la manipulación masiva por los grandes medios de “comunicación” y el cada vez mayor control de la ciudadanía, el aumento de la xenofobia, las dificultades crecientes para la libre circulación de las personas que huyen de la miseria, el comportamiento vergonzoso con los refugiados de las diversas guerras, la construcción de muros…

En el extenso catálogo de violaciones del Derecho Internacional, bajo la retórica de las “intervenciones humanitarias”, España ha aumentado su protagonismo y sus compromisos. En la actualidad mantiene 16 misiones militares activas repartidas por diferentes países de Europa, Oriente Medio y África. Y no deja de aumentar, como el reciente envío a Letonia de efectivos, carros de combate, vehículos y armamento diverso. De esta forma, el Estado español coopera en una lógica belicista que ha destruido cientos de ciudades y pueblos y ha matado a miles de hombres y mujeres, mayores y niños. Y todo con el único objetivo del control geopolítico que permite el saqueo de las tierras, las aguas, las materias primas y los recursos naturales de esos países. Siria ha sido el último y devastador ejemplo de cómo el desprecio por el Derecho Internacional y por la soberanía nacional que practican las potencias occidentales, y su brazo armado la OTAN, lleva el horror, la muerte y la destrucción a una nación entera y provoca la multiplicación de los ejércitos y los países intervinientes.

La situación geoestratégica de Andalucía (cercanía a África y a Oriente Próximo) ha estimulado su conversión en uno de los territorios más militarizados de Europa. Las bases de Rota, Morón y Gibraltar inscriben a Andalucía en una posición medular para la estrategia militar de la OTAN y en un escenario bélico privilegiado y fatídico en caso de guerra. Con la connivencia activa de los gobiernos de España y de Andalucía, se han reforzado las bases y su papel en las intervenciones militares en el extranjero. El escudo antimisiles de Rota, la Fuerza especial Tierra-Aire del cuerpo de marines en Morón y la importancia de Gibraltar para el transporte de armamento nuclear han posicionado a Andalucía en una peligrosa vanguardia de la militarización y la cultura de la guerra.

Denunciamos la creciente especialización de la industria andaluza en producción militar y también la difusión en los medios “informativos”, incluso en el ámbito escolar, de la cultura militar.

Si no actuamos pronto la humanidad se precipita hacia un destino sombrío. La crisis sistémica de un capitalismo agotado y sin soluciones para la humanidad ha alcanzado un punto crítico de desorden y el uso cada día más probable de las armas nucleares significaría una siniestra hecatombe.

Las acciones militares españolas en el extranjero no son intervenciones humanitarias sino actos de guerra.

Debe cesar la complicidad del gobierno de Andalucía con esta lógica de guerra y de militarización de nuestro territorio.

Andalucía debe ser tierra libre de OTAN y de bases militares extranjeras.

Andalucía debe reivindicarse y proclamarse como tierra de paz, de acogida y de solidaridad internacional.

GASTOS MILITARES PARA FINES SOCIALES

NO A LA GUERRA

ANDALUCÍA POR LA PAZ

Plataforma de Sevilla contra la guerra

A %d blogueros les gusta esto: